Con la marea
Imagen del folleto promocional de la campaña "Playas sin humo" de la Xunta.

¿Algún día estarán libres de humo todas las playas?

La Xunta de Galicia ha invitado a los ayuntamientos de A Mariña lucense a unir sus arenales al programa de la Consellería de Sanidad «Playas sin humo», de carácter voluntario y orientación educativa…

La Xunta de Galicia ha invitado a los ayuntamientos de A Mariña lucense a unir sus arenales al programa de la Consellería de Sanidad «Playas sin humo», de carácter voluntario y orientación educativa.

El objetivo principal del programa es «desnormalizar el consumo de tabaco en la sociedad; cambiar la percepción social sobre el tabaco y que los jóvenes vean que lo normal es no fumar».

La campaña no tiene fines recaudatorios ya que, así como la adhesión de los ayuntamientos es voluntaria, también es voluntario su cumplimiento para los usuarios de las playas, por lo que no hay vigilancia.

En todo caso, el arenal tendrá señalización informando de que se trata de una «playa sin humo». Además, la Consellería y otras entidades gallegas darán publicidad a las playas adheridas y se incluirán en los folletos turísticos de la Comunidad.

Por otro lado, Galicia mantiene su posición en el número total de banderas azules recibidas por sus arenales, con 113; que se eleva a 131 distinciones para playas y puertos deportivos. De este modo, la comunidad gallega acapara casi un 25% de las 579 banderas azules totales otorgadas en España por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor.

Por lo que respeta a las playas gallegas que asoman al Cantábrico, Foz es el ayuntamiento más reconocido, con cuatro galardones para las playas de Peizá, Llás, As Polas y A Pampillosa. O Vicedo lo tiene en las playas de Abrela y Xilloi; Viveiro en la playa de Area; Xobe en la de Esteiro; Cervo en la playa de O Torno; Burela en las playas de A Maroda y Riñón; y Ribadeo en las playas de Os Castro-Illas y As Catedrais.

Los criterios exigidos para la obtención de banderas azules están relacionados con la calidad de las aguas -que tiene que ser excelente-, la seguridad, la completa dotación de servicios, la accesibilidad, la certera gestión ambiental y la sostenibilidad de los arenales y de las dársenas.