Con la marea
Percebes.

Asturias luchará contra la pesca furtiva de percebes

La pesca ilegal de percebes no solo afecta muy negativamente a este recurso pesquero. Además, perjudica a los mariscadores, un colectivo formado por más de dos centenares de familias en Asturias. Por ello…

La pesca ilegal de percebes no solo afecta muy negativamente a este recurso pesquero. Además, perjudica a los mariscadores, un colectivo formado por más de dos centenares de familias en Asturias. Por ello, la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales y la Delegación del Gobierno en Asturias han acordado endurecer la lucha contra la captura furtiva de percebes.

Así lo ha anunciado el director general de Pesca Marítima, Alberto Vizcaíno, quien ha explicado que, ante el aumento de este delito, se creará un grupo técnico «formado por agentes de inspección y vigilancia pesquera, guardapescas de las cofradías y miembros de la Guardia Civil» en el que podrán participar también representantes de la judicatura «para que aporten el punto de vista jurídico sobre cómo atajar el problema».

«También se aumentará el control en las peñas de mayor interés y la presión inspectora para observar la trazabilidad y comprobar si el percebe que se sirve en los restaurantes va acompañado de su correspondiente factura», ha explicado el director general.

Pesca Marítima también se plantea la posibilidad de impulsar una campaña institucional contra el furtivismo para sensibilizar tanto a los restauradores como a los consumidores de la gravedad de esta actividad ilegal, que no sólo afecta al recurso, sino que perjudica directamente a un colectivo, el de los mariscadores, que representa a más de dos centenares de familias en Asturias.

Vizcaíno ha destacado el cambio que ha experimentado el perfil de las personas que practican esta pesca ilegal en los últimos dos años. «Hemos pasado del furtivo ocasional de pequeñas cantidades y que obra en solitario a uno profesionalizado, que actúa en equipo, con grandes volúmenes de captura, reincidente e insolvente, por lo que es muy difícil actuar contra ellos ya que no tienen propiedades a su nombre, ni vehículo ni embarcación», ha precisado. Además, ha subrayado que estos furtivos trabajan de noche y que en la última temporada han mostrado reacciones violentas al enfrentarse a los vigilantes y guardapescas.