Con la marea
Cementerio de Ballena en Castro Urdiales.
Eugenio Muñoz

Ballena, de Castro Urdiales, mejor cementerio

Ballena, de Castro Urdiales, ha sido el mejor clasificado entre los cementerios del Cantábrico, por votación popular, en el concurso organizado por la revista Adiós Cultural. Ha quedado segundo mejor de España,  por detrás del Parque de la Paz de Valencia.

Ballena fue proyectado por Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo en 1893 para sustituir a la necrópolis original situada junto a la iglesia de Santa María. En 1994 fue declarado Bien de Interés Cultural.

Además, el panteón modernista de la familia Del Sel, situado también en el cementerio de Ballena, ha obtenido el primer premio en la categoría de mejor monumento funerario tras el recuento de los votos recibidos en la web de la revista organizadora del concurso, algunos emitidos desde países como Australia, Emiratos Árabes e India.

Obra donde el arquitecto Leonardo Rucabado evocó el revivalismo egipcio, lo diseñó para la familia de su mujer y también fue enterrado en él. Fue ejecutado, en 1909, por los Cossío y Molina, escultores de Bilbao. Destaca por sus grandes dimensiones y está realizado en bronce, mármol y piedra caliza de las canteras de Escobedo.

Ballena se levantó abrazado por la mar, al igual que otros cementerios de la cornisa Cantábrica: Niembru, al oeste de LLanes, Luarca, Comillas o Santander.