Con la marea
Sede de la Comisión Europea.
Pixabay

Bruselas propone recortar un 36% la pesca de la merluza

La Comisión Europea ha propuesto un drástico recorte en las capturas de merluza durante 2017 a la flota que opera en aguas del Cantábrico y sur de Fisterra, de un 35,9%, pasando de las 10.674 toneladas de 2016 a 6.838 toneladas, de acuerdo a las recomendaciones científicas por la mala situación de los caladeros por sobrepesca.

En las aguas del norte donde operan los barcos de altura, como Gran Sol, plantea un aumento del 2,8 %, pasando de las 108.784 toneladas de 2016 a 111.865 toneladas en el próximo año.

La Comisión también quiere establcecer un aumento del 54 % de las capturas de rape en aguas del Cantábrico y aguas atlánticas ibéricas, de manera que las capturas se incrementarían desde las 2.569 toneladas en 2016 a las 3.955 en 2017.

Aunque para el jurel que se pesca entre Fisterra y el golfo de Cádiz sugiere una subida del 6,9 %, el cupo del Cantábrico y el del Golfo de Vizcaya queda a expensas de las negociaciones con otros países. Para la anchoa, Bruselas mantiene el mismo TAC que este año.

Entre las propuestas de la Comisión Europea para 2017, destaca que ponga sobre la mesa «acciones para gestionar la lubina en el 2017» porque el dictamen científico es muy alarmante. Esas medidas permitirían «algunas posibilidades de pesca a los pescadores a pequeña escala que dependen de esta población» pero «tomarían en consideración las recomendaciones del Consejo Internacional para la Exploración del Mar de que se interrumpan los desembarques generales». Hasta ahora, el Cantábrico se había librado de las medidas tomadas para esta especie, ya en vigor en aguas británicas y del Canal de la Mancha.

El TAC (Totales Admisibles de Capturas) definitivo para 2017 será acordado por los ministros europeos en la reunión del Consejo del próximo mes de diciembre.