Con la marea

De redes en desuso a colección primavera-verano 2018

La iniciativa Redcycle recoge las redes de pesca en desuso de las cofradías vascas de Bermeo, Getaria y Hondarribia y las convierte en hilo para la elaboración de prendas técnicas sostenibles…

La iniciativa Redcycle recoge las redes de pesca en desuso de las cofradías vascas de Bermeo, Getaria y Hondarribia y las convierte en hilo para la elaboración de prendas técnicas sostenibles. En 2016 se recogieron 12 toneladas de redes abandonadas con las que Ternua ha fabricado dos tipos de pantalones que estarán en las tiendas en la colección primavera-verano 2018.

Redcycle, una iniciativa de la empresa Ternua y OPEGUI (Organización de productores de pesca de bajura de Gipuzkoa), y que cuenta con el apoyo de Gobierno Vasco, nació en 2015. Su objetivo es concienciar a la sociedad de la importancia de reciclar y proteger al planeta.

Hoy las redes marinas en desuso representan una grave amenaza para el medio ambiente. La Agencia Europea del Medio Ambiente calcula que hay 640.000 toneladas de redes marinas en los fondos marinos que, aparte de contaminar, suponen un peligro de muerte para algunas especies animales. También hay toneladas de redes inutilizadas y abandonadas en cofradías de pescadores que, por suerte, no han sido arrojadas al mar pero tienen un destino indefinido.

El hilo regenerado se usa para la confección de prendas, materiales para decoración de viviendas o en la industria automovilística.

En este proyecto, Ternua ha cooperado con la empresa italiana Aquafil, pionera en un proceso de reciclaje único que permite transformar las redes en desuso junto con otros materiales de desecho de nylon en hilo regenerado Econyl. Este hilo se usa para la confección de prendas, materiales para decoración de viviendas o en la industria automovilística.

Las redes son enviadas a Eslovenia, donde Aquafil prepara, desmenuza y limpia los residuos para enviarlos a la planta de regeneración. Allí, los residuos son regenerados y se convierten en hilo Econyl, que se envía a los productores de tejido. El hilo final es el resultado de la mezcla del reciclado de redes de pesca con otras materias recicladas, como moquetas.

Ese hilo es enviado a la empresa IBQ de Barcelona, donde se desarrollan los tejidos y, una vez en Mondragón, Ternua comienza el proceso de diseño y desarrollo de las prendas con el resultado de un nuevo tejido que se transforma en una prenda reciclada, reciclable y respetuosa con el planeta.

Gracias a la recogida de estas primeras 12 toneladas de redes, Ternua ha podido generar 9 toneladas de poliamida reciclada aprovechable, y ha evitado que para generar ese material en forma de poliamida virgen se hayan tenido que consumir 18 toneladas de petróleo y generar 40 toneladas de CO2.