Con la marea
Una gaviota.

Las aves marinas comen plásticos confundidas por su olor

En 2050, cerca de 200 especies de aves marinas estarán comiendo plásticos, atraídas por su olor, según el estudio de un equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis (EEUU) publicado en la revista Science Advances. Los investigadores han descubierto que muchos plásticos, tras estar menos de un mes en contacto con agua salada, emiten dimetil sulfuro (DMS), una señal química que emiten las algas que, con el tiempo, cubren los plásticos flotantes.

Este compuesto químico se libera cuando el fitoplacton se descompone e indica a las aves marinas los lugares donde hay comida.

Hasta ahora se pensaba que las aves ingerían los plásticos que pueblan las playas y costas del planeta atraídas por sus formas y colores, confundiéndolos con algas o restos de pescado, pero el equipo ha demostrado que el 48% de las aves que detectan el DMS como señal de la presencia de alimento ingiere plásticos, mientras solo un 8% de las aves que no responden al DMS come plásticos.

El sulfuro de dimetilo sirve también como una señal de alimento para otros organismos marinos, como peces, tiburones ballena o tortugas.