Con la marea

Los Templarios, canciones de mar y montaña

La cornisa cantábrica tiene una larga tradición coral. Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi cuentan con agrupaciones musicales que recuperan y difunden un legado popular que corría el riesgo de quedar en el olvido y mantienen vivas las obras de una larga lista de destacados compositores.

Los musicólogos explican que el fenómeno coral actual “es hijo directo de la novedad surgida a mediados del siglo XIX en ciertos ámbitos de las ciudades”, que se desarrolló fuertemente en el siglo XX al amparo de sociedades vinculadas con una corriente decimonónica impulsora del “renacimiento cultural” y reivindicaciones de carácter ideológico. Algo similar habría sucedido en Alemania, Inglaterra, Holanda, Bélgica o Francia.

A esta recuperación, recopilación y reutilización de materiales tradicionales se sumaron los compositores, que encontraron en el movimiento coral un escaparate donde exponer sus propias producciones musicales, siempre que compusieran ateniéndose al nivel y calidad artística de los coros.

Sea cual fuere el origen del movimiento coral, canciones de mar y montaña, costas o valles, son interpretadas por una larga larga lista de coros en el Cantábrico.

Es heredero de uno de los ochotes más conocidos y premiados del norte de la península

Uno de ellos, el coro Los Templarios, nació como asociación cultural de voces graves en 1989 para conservar y difundir el repertorio de obras compuestas para voces masculinas y mantener la vocación coral arraigada en Castro Urdiales. Surgió como heredero de uno de los ochotes más conocidos y premiados del norte de la península, el ochote también llamado Los Templarios, que en su 25º aniversario decide ampliar sus criterios y objetivos y dar cabida a nuevas voces.

Durante estos años, sus treinta integrantes han trabajado para continuar el legado original, ampliar el repertorio, abarcar diferentes estilos y seguir creciendo con la incorporación de nuevas tendencias musicales.

Además de participar en jornadas, concursos, festivales y programas de radio y televisión, el coro organiza anualmente el ciclo de conciertos “Otoño Musical”, legado que este año cumple su 30ª edición. Se celebra durante varios días del mes de noviembre en la Iglesia Santa María de Castro Urdiales.

El coro Los Templarios cierra todos los años su programación de temporada con un concierto benéfico cuya recaudación íntegra va destinada a favor de una causa solidaria.