Con la marea

Mayor protección para el Atlántico Nordeste

El 30 de junio, tras cuatro años de negociaciones, el Consejo y el Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo final sobre un nuevo reglamento para la pesca de profundidad en el Atlántico Nordeste, que en principio podría entrar en vigor a finales de 2016. Las medidas afectan a un área marina de 4,9 millones de kilómetros cuadrados.

«El acuerdo alcanzado sobre la protección de los hábitats de aguas profundas incluye una prohibición general de la pesca con redes de arrastre de fondo en aguas profundas a partir de los 800 metros de profundidad y un sistema de protección de los ecosistemas marinos vulnerables en las zonas donde la pesca aún está autorizada bajo determinadas condiciones. Por consiguiente, este acuerdo supone un buen equilibrio entre la necesidad de proteger los hábitats de aguas profundas y una explotación responsable por parte de los pescadores», ha dicho Martijn van Dam, ministro de Agricultura de los Países Bajos y presidente del Consejo.

El proyecto de reglamento tiene por objeto garantizar la explotación sostenible de las poblaciones de aguas profundas, y reducir al mismo tiempo el impacto medioambiental de estas pesquerías mediante la introducción de herramientas para la gestión de las poblaciones:

– Un límite de profundidad de 800 metros por debajo del cual no se podrá pescar con redes de arrastre de fondo.
– El establecimiento de una presencia geográfica basada en criterios históricos, con arreglo a la cual los buques solo podrán pescar en aquellas zonas en las que lo hayan hecho durante el período de referencia.
– Medidas especiales de protección para los ecosistemas marinos vulnerables, que se aplicarán a las operaciones con artes de fondo por debajo de los 400 metros de profundidad.
– Medidas de control reforzadas.
– Obligaciones adicionales en materia de recopilación de datos específicos, con el fin de obtener una mejor visión de conjunto de las poblaciones de aguas profundas.

Mapa de las zonas protegidas y propuestas para prohibir las redes de arrastre.

Desde hace años, Oceana, organización internacional centrada exclusivamente en la conservación de los océanos, tiene en marcha una campaña para lograr el fin del arrastre y el enmalle de fondo, dos tipos de artes de pesca que asocian con un alto grado de daños medioambientales y capturas accidentales. En 2013, llevó su campaña hasta el Parlamento de Estrasburgo con recogida de firmas en la redes sociales y la publicación de un vídeo.

“Estamos impacientes de que las instituciones europeas adopten formalmente el acuerdo. Las especies y hábitats de profundidad son los más vulnerables a la sobreexplotación y el modo en que la pesca de profundidad se regula está lejos de ser responsable”, ha afirmado Lasse Gustavsson, director ejecutivo en Europa, tras la decisión de la UE. “Esta prohibición del arrastre de profundidad en un área mayor que la propia Unión Europea sentará un importante precedente en la protección de las profundidades marinas, muy vulnerables”.