Con la marea

Miguel Ángel Silvestre se suma a la campaña FishSizeMatters

El actor Miguel Ángel Silvestre se ha sumado a la campaña de Oceana para que un nuevo reglamento de la Unión Europea aumente el número de especies con talla mínima para su captura. Con un vídeo de presentación de la guía FishSizeMatters…

El actor Miguel Ángel Silvestre se ha sumado a la campaña de Oceana para que un nuevo reglamento de la Unión Europea aumente el número de especies con talla mínima para su captura. Con un vídeo de presentación de la guía digital FishSizeMatters, quiere concienciar a los consumidores de que hoy en día se sigue vendiendo pescado inmaduro, y dar la voz de alarma para reformar la legislación que lo permite.

«Tenemos que cambiar la manera de relacionarlos con el mar, y con el planeta en general. Cuidémoslos y así todos saldremos ganando», señala Miguel Ángel Silvestre.

En la guía FishSizeMatters los consumidores pueden comprobar si el pescado que han comprado tiene una talla mínima legal y si esta se corresponde con el tamaño al que una especie puede empezar a reproducirse.

De momento, la Unión Europea solo establece tallas mínimas para 55 especies y en muchos casos esas son inferiores al tamaño al que los animales pueden reproducirse. Esto supone legalizar la venta de juveniles, según Oceana.

«Uno de los problemas más graves que afecta al mar es la sobrepesca y permitir que los peces se reproduzcan es de sentido común para combatirlo”, explica Lasse Gustavsson

Es el caso del bacalao, la merluza, los salmonetes, la cigala, el pulpo, el lenguado, el jurel y el pez espada, por ejemplo. Para otros pescados, como el congrio, el marrajo dientuso, la tintorera, rapes y calamares, la Unión Europea ni siquiera fija una talla mínima, a pesar de su importancia comercial.

«En la Unión Europea es legal consumir pezqueñines de docenas de especies. Esto debe cambiar en el nuevo reglamento de medidas técnicas que está preparando la Comisión Europea. Uno de los problemas más graves que afecta al mar es la sobrepesca y permitir que los peces se reproduzcan es de sentido común para combatirlo», explica Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa.

Un 64% de las poblaciones de peces sufren sobrepesca en Europa. Cuando las capturas son excesivas, por encima de la capacidad de recuperación de los peces, sus poblaciones van disminuyendo año tras año. Esto se traduce en que cada vez hay menos peces en el mar y por tanto en la mesa de los consumidores. Para corregir esta tendencia, es necesario dejar que lleguen a la edad adulta y adoptar límites de capturas según las recomendaciones científicas.