Con la marea

No habrá santuario para las ballenas en el Atlántico Sur

Los países reunidos en la 66 Comisión Ballenera Internacional en Eslovenia han rechazado la creación de un santuario para las ballenas de 20 millones de kilómetros cuadrados en el Atlántico Sur. Brasil, que junto a Argentina, Uruguay, Gabón y Sudáfrica, lideraba la propuesta, no ha conseguido lograr el 75% de los votos necesarios para su aprobación.

La postura de Japón, Noruega o Islandia, países balleneros, y su conocida posición de que es posible compaginar el uso sostenible de los recursos marinos y la protección del medio ambiente, ha logrado imponerse.

Los países que han votado no al santuario son: Antigua y Barbuda, Benín, Camboya, Costa de Marfil, Eritrea, Ghana, Guinea, Islandia, Japón, Kenia, Kiribati, Korea, Laos, Mauritania, Mongolia, Marruecos, Nauru, Noruega, Rusia, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, República de Surinam, Tanzania y Tuvalu. Los países que se han abstenido han sido, Granada y San Vicente y las Granadinas.

Brasil lleva años intentando que se cree el santuario de ballenas por su interés en el turismo de avistamiento de cetáceos.

Greenpeace ha lamentado esta decisión que se produce “después que de más de un millón de personas en todo el mundo firmaran una petición apoyando la creación de este santuario”. “A pesar de que la mayoría de los países y el público creen que un santuario de ballenas es el mejor camino a seguir para la protección de las ballenas, una vez más la CBI ha frustrado esta iniciativa”, ha declarado Celia Ojeda, responsable de océanos de Greenpeace.

“Con todos los problemas a los que se enfrentan en la actualidad las poblaciones de ballenas y delfines es evidente que necesitan una zona protegida donde ser capaces no sólo de sobrevivir, sino de alimentarse y reproducirse”, ha añadido Ojeda.