Con la marea
Bonito del Norte en una pescadería.

Nos hemos comido todo nuestro pescado… ¿Y ahora qué?

Nuestro país agotó las reservas propias de pescado el pasado martes 9 de mayo y depende de las importaciones para satisfacer la demanda interna, según ha revelado la organización New Economics Foundation. Esta fecha, simbólica…

Nuestro país agotó las reservas propias de pescado el pasado martes 9 de mayo y depende de las importaciones para satisfacer la demanda interna, según ha revelado la organización New Economics Foundation. Esta fecha, simbólica, marca el momento en que nuestro país, si solo nos abasteciésemos de nuestros propios recursos pesqueros, ha consumido todo el pescado que la flota española puede capturar en aguas europeas.

Desde hace 8 años, la organización New Economics Foundation calcula los niveles de «pescado dependencia» de la Unión Europea y sus Estados miembros. Los países que producen tanto o más pescado del que consumen son autosuficientes. Aquellos que consumen más de lo que producen son «pescado dependientes», es decir, dependen de pescado de otras zonas del planeta para mantener sus niveles de consumo. Y este es el caso de España.

El informe destaca que somos el tercer país europeo que consume más pescado, unos 42 kilos por persona y año, el doble que la media europea, justo detrás de Portugal que se sitúa en primera posición con 54 kilos y de Lituania con 44 kilos. Debido a este consumo elevado, aproximadamente tres de cada cinco pescados consumidos en España provienen de aguas extranjeras.

Para el conjunto de la Unión Europea, el día de la dependencia del pescado es el 6 de julio, lo que indica que la mitad del consumo europeo de pescado procede de aguas extracomunitarias.

Nuestro elevado consumo es ambientalmente inviable y  «exporta» la sobreexplotación pesquera a las regiones más pobres del planeta

New Economics Foundation estima que los niveles de autosuficiencia podrían aumentar si algunas poblaciones de peces europeas no sufriesen sobrepesca. Si bien la productividad de las poblaciones de peces en el Atlántico Nororiental está aumentando, revela que el grado de sobreexplotación en las aguas de la UE sigue siendo demasiado elevado.

El informe de «pescado dependencia» también refleja que si al menos 43 poblaciones de peces (de las 150 del Atlántico nororiental) se restableciesen a niveles sostenibles, el índice de autosuficiencia aumentaría en 43 días y retrasaría hasta el 21 de junio el día de nuestra «pescado dependencia».

Otras investigaciones recogidas por New Economics Foundation demuestran que una gestión sostenible de la pesca en aguas europeas podría aumentar las capturas de pescado en más de 2 millones de toneladas adicionales, con un beneficio neto de más de 800 millones y la creación de 60.000 nuevos puestos de trabajo ligados al sector pesquero.

Por otra parte, el informe sobre «pescado dependencia» revela que el aumento del consumo de pescado en un contexto de poblaciones sobreexplotadas es ambientalmente inviable y socialmente injusto. Nuestro elevado consumo está «exportando» la sobreexplotación pesquera a otras zonas del planeta, un hecho que puede afectar el autoabastecimiento de pescado y la soberanía alimentaria de las regiones más pobres del planeta.

(Fuente: Ecologistas en Acción)