Con la marea
Proyecto de investigación GRADISAL.
Pixabay

Nueva tecnología para generar energía renovable marina

Cantabria pondrá en marcha el proyecto de investigación GRADISAL para obtener energía a partir de la mezcla de masas de aguas con distinta concentración de sal y con un impacto medioambiental casi nulo.

Esta tecnología, que supone la aplicación por primera vez en España de la tecnología EDR (tecnología de electrodiálisis reversa), se implantará en cinco estaciones depuradoras de aguas residuales (San Vicente, San Pantaleón, Comillas, San Román de la Llanilla y Castro Urdiales) elegidas por su localización estratégica costera y por su potencial de implantación de la tecnología.

El objetivo es obtener energía a partir de la diferencia de salinidad entre el agua del mar y el agua tratada en las estaciones. Es decir, esta tecnología parte de la mezcla de dos corrientes de agua con diferente concentración de sal, lo que provoca liberación de una energía renovable que se recogerá mediante la utilización de membranas.

El ahorro energético de las depuradoras, con la aplicación de esta tecnología, oscilaría entre el 15% y el 25%, reduciendo así el coste anual de 3,5 millones de euros que suponen para Cantabria.

El proyecto GRADISAL se pondrá en marcha en estas cinco depuradoras durante los próximos 24 meses y supondrá una inversión de 461.000 euros. Una vez analizados los resultados se diseñará una instalación para transformar la energía de gradiente salino en energía eléctrica que estará ubicada en uno de los cinco emplazamientos piloto.